lunes, 21 de mayo de 2018

Cuando te quejas
de la vida que pierdes,
lames tu queja.

viernes, 18 de mayo de 2018

No hay forma de éxito que su tributo no pague. Pero el espejismo es más arduo en el caso del artista, pues ese mismo aliento lo inclina poco a poco hacia el tobogán irreversible de su propia impostura.

jueves, 17 de mayo de 2018

Un barbero de pueblo, aficionado a la lectura, va desgranando a lo largo de sus cuarenta años de oficio, a los clientes que quieren oírlo, los distintos pormenores de la gran novela que, según dice, está escribiendo, y con la que dará el campanazo el día menos pensado y abandonará las tijeras y el peine para regalar conferencias eruditas y dedicatorias exclusivas en los salones culturales de las cajas de ahorros y en espacios acondicionados de los centros comerciales.
De repente, en el pueblo se recibe la inesperada noticia de que uno de sus vecinos, parroquiano del barbero esos casi cuarenta años, ha obtenido un premio importante por un libro que ha escrito. El libro es una novela que, según reconoce sin maldad ni sentimiento de culpa cuando lo entrevistan para una cadena privada de televisión, ha ido embastando a partir de su conversación ininterrumpida a lo largo de cuatro décadas con el peluquero del pueblo, quien, sin saberlo, le estaba dictando la historia que él jamás escribiría. El narrador protagonista es, claro, un barbero de pueblo, y el entorno de la historia, la propia barbería con sus parroquianos.
Ahora que cada cual concluya su moraleja.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Guárdate el ingenio de una frase si estorba al horizonte complejo del discurso. Así, esos árboles soberbios que ocultan la belleza colegiada del bosque.

martes, 15 de mayo de 2018

Abro al azar El oficio de vivir, los diarios de Pavese subrayados y anotados tiempo atrás, y me doy de bruces con una nota del último día de agosto del 40:
"No hay una idea más tonta que creer que se conquista una mujer ofreciéndole el espectáculo del propio ingenio. El ingenio no se corresponde en esto con la belleza por la sencilla razón de que no provoca excitación sensual; la belleza, sí.
Todo lo más, se la puede conquistar de esta manera cuando el ingenio parezca una forma de adquirir poder, riqueza, consideración -valores de los que la mujer que se dejase conquistar gozaría de manera refleja. Pero el ingenio, como estupenda máquina que se mueve desinteresadamente, deja indiferente a cualquier mujer.
Verdades que no deberías olvidar".

domingo, 13 de mayo de 2018

Preterido Marinetti:
El reventado neumático de un automóvil de carreras y la meada de un perro de la calle en el empeine de tu zapato es cuanto ahora queda de aquel vértigo impetuoso y sin duda necesario.
Bajo custodia en un museo, queda también la victoria alada de Samotracia.
Y queda, sobre todo, la provocación de una frase que data de 1909: tu frase.

sábado, 12 de mayo de 2018

Del error, nos dicen, es de lo único que el ser humano aprende.
Pero, pese a la certeza del aserto, ¿justifica eso el error, significa un velado aplauso de la equivocación como necesario estadio en que apuntalar los pasos del progreso, o es como huir en la dirección equivocada?
No, es claro que el error ni se excusa ni se justifica, porque la trampa que el lenguaje nos tiende es más sutil: en tal manera, el error se legitima.

viernes, 11 de mayo de 2018

Sensación íntima de que, en la prosa, es uno quien vence y doblega, mientras que en la poesía es uno el vencido y doblegado por la perentoria imposición del poema.

miércoles, 9 de mayo de 2018

Solo en una cosa hallo más alivio que en saberme prescindible: en sentirme prescindible.

martes, 8 de mayo de 2018

Me quedo con la cita de Gombrowicz cuando Gombrowicz es citado por Sábato, por Ernesto Sábato: "Hay un arte por el que el artista es pagado y le permite ganar muchísimo muy pronto; pero hay un arte por el que el artista ha de pagar con su soledad, su salud, el exilio, la falta de reconocimiento de su obra y la ausencia de gratificaciones inmediatas".
Con su soledad y con su salud: lo releo hasta cinco veces y me paraliza como una premonición, como si Gombrowicz y Sábato, mano a mano, urdieran fatalmente una trama de caracteres postergados cuyo protagonista todavía pudiera ser alguien muy cercano a mí mismo.
Me pregunto cuántas caras tendrá el fracaso, al menos cuando el fracaso es noble, cuando se atreve a dar la cara.