sábado, 13 de septiembre de 2008

AHORA BIEN,

si no aciertas a convertir la literatura en una actividad cotidiana, procura que cada actividad cotidiana se singularice como tozudo nutriente de la literatura.

3 comentarios:

Sebastián dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sebastián dijo...

Perdón, se había colado una errata.

Lo cotidiano sí que es tozudo. Yo creo que, para quienes escribimos, la literatura es una actividad cotidiana (más o menos periódica, más o menos fértil) que se nutre esencialmente de lo cotidiano. ¿Cómo si no habríamos de vislumbrar lo extraordinario?

Vargas dijo...

¿Pero hay diferencia entre vivir la literatura (que no de la literatura) y literaturizar la vida?