miércoles, 28 de diciembre de 2011

CALLE LEALTAD

-Si le hago a usted una foto, sale mi yerno.
Regresaba yo a mediodía por esa callecita cuyo nombre siempre me ha llamado la atención, y, de frente, venía una mujer a la que le faltará muy poco para doblar mi edad. Ella se ha parado delante, a dos pasos de mí, cuan menuda es, y me ha dicho la frase de arriba con una gracia simpática, si se me permite el epíteto. Yo he indagado que cómo es eso y, quitándome las gafas de sol para que me reconociera mejor, he añadido que dónde vive y cómo se llama mi duplicado, porque no es la primera vez que alguien me descubre en esta ciudad (también me ha ocurrido en otras partes, es cierto) mi increíble parecido físico con otro individuo.
-Mi yerno se llama Juan Francisco Marín Belando y vive ahí cerca, en el barrio de Santiago El Mayor.
Yo esperaba que, con el paso de los segundos y la proximidad, la mujercita se apercibiría de alguna diferencia entre el otro y yo; pero se ha despedido muy segura de su observación, felicitándome las pascuas con esa gracia simpática que ya la define e insistiendo en sus palabras iniciales:
-Si le hago la foto a usted, le digo que sale él, mi yerno.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

O sea, que es verdad ese dicho de que todos tenemos un doble...
De aquí sale un cuento, ¿lo escribes?

Yo misma.

Pedro López Martínez dijo...

Pues yo, al despedirme de esa mujer, he pensado dos cosas sucesivas:
1ª)que de buena gana le hubiera dicho que a mí no me importaría que fuera mi suegra;
2ª) que quizá había querido gastar conmigo su broma de inocencia, siendo hoy el día.

Gracias por participar. Salud!

Pedro López Martínez dijo...

Por cierto, lo del "doble" es un tema demasiado tocado en literatura, y por grandes talentos: R. L. Stevenson ("El extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde"), Borges ("El otro", "Borges y yo"), Saramago ("El hombre duplicado")... Me daría mucha vergüenza meterme en este jardín.

Anónimo dijo...

1. Nunca se sabe qué puede acabar siendo esa mujercita para ti.
2. Si era una inocentada, alabo su creatividad.
2. ¿Hay algún tema que en literatura no haya sido "tocado"? La originalidad no existe; sí, en cambio, la "otra" forma de decirlo.

La otra yo sinvergüenza.

Anónimo dijo...

¿Que la originalidad no existe? Oh, Dios mío, ¿a dónde vamos a llegar?

María dijo...

A mi me encanta la peli de Kieslowski, "La doble vida de Verónica", que trata ese tema. Os la recomiendo. Yo creo en que hay personas muy, muy parecidas a nosotras en otras partes del mundo. Me gusta pensar en destinos paralelos, en misteriosas combinaciones...

QUERIDA FAMILIA dijo...

Hola, sabes yo conozco esa mujer de la que hablas.... y ese que nombras en mi hermano.....
Estaba buscando por internet mis apellidos y he encontrado tu blog.

Imagino que mi hermano no sabe que tu puedes ser su doble.... quizas os gustaria conoceros.

Pedro López Martínez dijo...

¡Qué curiosos son los meandros por los que discurre la casualidad, sobre todo desde que disponemos de Internet! No esperaba esta oferta, pero si se atreve a buscarme, trabajo en el instituto que hay al lado de la vía del tren.
Un saludo casi familiar.