domingo, 29 de marzo de 2009

DE MARCO

Podría ser la oportunísima cita de un maestro zen; el caso es que la escuché en una tertulia radiofónica hace algún tiempo y que inmediatamente la adopté como cartel rotulado que presidió durante unos cuantos meses la pared de la cocina de mi hogar, con la pretensión -supongo que vana, como casi todas las pretensiones colgadas en la pared- de que mis hijos de diez y de siete años la memorizaran y, desde la altura de sus siete y sus diez años, la adoptaran como suya:

DE LO QUE NO NECESITO, NUNCA TENGO BASTANTE

Ahora me pregunto si no la colgué ahí para que fuese mi propio ego el que reaccionara ante la magnitud de su verdad.

5 comentarios:

Sebastián dijo...

Con esa misma pretensión, hace unos meses recorté una viñeta de El Roto y la coloqué con unos imanes en el frigorífico (y ahí sigue):

"SI NO EXISTIESE LA PUBLICIDAD, ¿CÓMO SABRÍAIS LO QUE DESEÁIS?

Creo que no es un mal contrapunto zen a tu magno dicho (que yo ya conocía, por cierto).

¡Qué importantes son las cocinas en las casas!

!dulaS

José Manuel dijo...

De estos adagios de sabiduría popular que hoy circulan por internet como antes de boca en boca, sólo que con un alcance aún más incierto, a mí me causó impresión hace algún tiempo el que rezaba: “Como no sabían que era imposible, lo consiguieron”. Esas pocas palabras dan para tanto como el más condensado, ambiguo y sugerente microrrelato de Monterroso, o la enigmática frase final de una buena novela de suspense.

carmen dijo...

El Roto es dios. Yo empapelaría mi casa.

Pedro López Martínez dijo...

"El roto es Dios".
¿Te das cuenta, Mamen, de la singularísima blasfemia que has forjado casi sin darte cuenta, a poco que cambiemos de sitio las mayúsculas (y quizás sin cambiarlas)? Es como una relectura benévola de aquel "Dios ha muerto" de mi amado Nietzsche.
Y a Sebas y a José Manuel, gracias una vez más por completar con tanto acierto esa necesaria antología de las frases memorables, las que tocan al adentro, de una religiosidad (re-ligare) fuera de toda afectación clerical.

carmen dijo...

¿Y qué esperabas de una cristiana agnóstica y anticlerical?

Y dijo dios:
"Los textos sagrados leídos del revés son magníficos tratados de artillería"
Publicado poe El Caballero de la Mala Figura el 9 de enero en El País