miércoles, 31 de diciembre de 2008

PROPÓSITO INMINENTE

No mirar más relojes que los de Dalí.
Proscribir efemérides y agendas.
Sentarme al sol de mediodía.
Desautorizar propósitos.
No suscribir planes de futuro.
Releer a Marco Aurelio.
Aprender a perdonarme.
Escribir un tratado sobre las nubes.
Besar la luz.

Vivir, hic et nunc.

2 comentarios:

Sebastián dijo...

PEQUEÑA VARIACIÓN

(especialmente dedicada a José Manuel)

No mirar más relojes que los de las nubes.
Proscribir planes de futuro.
Sentarme a perdonarme.
Desautorizar un tratado sobre vivir.
No suscribir efemérides.
Releer los propósitos de la agenda.
Aprender la luz.
Escribir al sol del mediodía.
Besar a Marco Aurelio y a Dalí.

'Hic et nunc', sobrevivir...

(...¡Me voy a dormir, que se me ha ido la olla!).

Pedro López Martínez dijo...

Gran variación, diría yo, salvada con un humorismo implícito que me ha provocado la carcajada (añado que soy más proclive a la sonrisa, quizás por timidez). Y sí, se diga como se diga y se hagan las combinaciones que se hagan, al final todo para en lo mismo, hic et nunc.
Bendita sea la olla, Sebas, sobre todo cuando se nos va en pos del arte...